.

   De mi infancia lo que mejor y con más cariño recuerdo era como me llamaban mis padres…La historia empezó porque a mi me fascinaban los dibujos de “Lucky Luke” y siempre estaba nombrándolos, entonces con apenas 1 o 2 añitos empezaron a llamarme Cuquiluque con todas sus variantes y diminutivos… hasta que al final mi nombre quedó en Cuqui… El tiempo ha pasado pero después de muchos años aún en casa soy Cuqui. Ahora soy mamá de dos tesoros y claro, de una Cuqui, como dice mi gran amor, solo podían salir unos Cuquitos. Cuquitos son mis pequeños. Cuando eres madre, tu vida cambia por completo, tus prioridades, tus sueños… pero sobre todo se despierta en tu interior un sentimiento de profundo amor totalmente inexplicable. Ese amor que sentimos hacia nuestros pequeños, saca lo mejor de nosotras para desearles la vida más bonita que podamos imaginar… Yo me imagino para mis pequeños una vida muy feliz rodeados de su familia, amigos…, llena de éxitos por realizar  y llena de cosas bonitas a su alrededor… De ahí nace Cuquitos… de imaginarme cosas bonitas para ellos que intento hacer realidad con mis manos…

  Cuquitos son la casualidad más bonita que tengo en mi vida…